Preservando pensamiento

Por Lya Ortiz * 

Una bocanada, vamos apretados como sardinas, me deja en la parada.

Un país desordenado, en cada esfera de la vida venezolana existen pequeños Macondos como los que Gabriel nos relató, en lo social se repite diariamente desde la vida universitaria, en las oficinas, hasta dentro de una camionetica que va de Petare a la Pastora todos los días. ¿Qué se oye en la boca de todos los pasajeros? que vamos acelerados, violentos, vamos a la defensiva a todo lo que pueda pasar ya, que si aumenta el pasaje o nos quejamos o nos vamos apretados calándonos otro día de trabajo en la calle. ¡AQUÍ CADA QUIEN VA VELAR POR LO SUYO!, afirman unos pocos, si el país es Macondo, nuestras vidas van a esa marcha, con rabo e cochino por todos lados.

¿Qué pasa con nosotros? Nos vamos transformando en seres pasivos agresivos, que como establece Maslow, aquí cada quien va a sobrevivir de acuerdo a cada una de las necesidades que tenga y mucho más allá del plano psicológico el hombre en su estado primitivo, como Hobbes lo plantea en el más puro de los egoísmos; nos llevaron a ese camino pues no teníamos otra opción, quedamos muchos, porque así lo considero, que ante cualquier adversidad y empujón, aún damos bocanadas de aire dentro de ese mar de problemas, creemos y tenemos esperanzas a lo mejor.

¡QUÉ PASA! No nos organizamos, no nos unimos, criticamos sin generar nada positivo, pues a eso lleva la poca motivación al no ver resultados por ningún lado. Y lo hacemos en casa y fuera de casa. Como lo mencione anteriormente, unos Papeles de un cercano país centroamericano alborotaron el mosquero y aún así seguimos como si nada, aumentan los precios a diario, nos invitan a romper alcancías y estamos como si nada. Si la pasividad suprime la exigencia del respeto de nuestros derechos, pues no esperemos que nada cambie si no trabajamos de verdad por hacer cimientos nuevos, si quienes aguantamos los que están necesitamos ayuda.

Con la muerte de policías me tomé unos 10 minutos de mi transitar diario a observar el trabajo de jóvenes dentro de la PNB en su función de “fiscales de tránsito” en una parada caraqueña muy transitada, con preocupación observe que son tan jóvenes como yo que también tienen problemas como llevar la comida a casa, que son TAN HUMANOS COMO YO, y que a mi nada me da el derecho de señalarlos como unos del montón. Que como ellos hay otros vivos que se aprovechan del traje de autoridad, es cierto, pero dentro del valle de balas caraqueño, hay unos que se la pasan en eso más de la cuenta, abriendo la criticadera diaria que tenemos a todos los problemas y cero soluciones.

¿Qué nos quedaría mejor? Ser parte de la solución, dentro de la marea alta de problemas o nos ahogamos, nos asfixiamos en la calima, o simplemente agarramos el tapaboca nos montamos en la balsa y a remar juntos. Puesto que si vamos a construir cimientos nuevos, tengamos el valor y respeto de trabajar por lo bueno en positivo, no permitamos cruzarnos de brazos y dejar la casa en ruinas en la vaguada. Las soluciones no las darán solo los politicos de turno en su batalla diaria, también las damos los ciudadanos.

Aunque esté dura la vida, el que aún un vendedor de bolígrafos de una camionetica tenga la suficiente educación de darle su mano a una señora mayor para que baje con cuidado de una camionetica que va llena, a mi me da una bocanada de aire, que aún queda humanidad dentro de los venezolanos. Y saben que entristece, 46 pequeños que pudieron ser constructores de un futuro diferente partieron en menos de 4 meses, como parte del genocidio silencioso que atraviesan cientos de venezolanos tiene que ser un motivo, si el que suban los precios no nos hace luchar, que nuestra salud lo sea. Reflexiones para los que se quedaron en casa, y necesitamos más brazos para remar por parte de aquellos que desde otras orillas también hacen país.


*Lya Ortiz, politóloga mención Relaciones Internacionales, venezolana egresada de la Universidad Central de Venezuela, que a partir de hoy se suma a los columnistas de nuestra página web, síguela en el Twitter: @LyaIssa. Preservando pensamiento será publicada en nuestra página web todos los jueves a partir de hoy. Te invitamos a leer lo que traerá Lya Ortiz en sus próximos artículos.

Comentarios

Haz tu comentario en Facebook

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*