Ando Comparando: ¿Que se juega en Venezuela?

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

gente marcada con numeros para comprar comidaPor Liuseth Pérez/ @liusetha *

Especial para VenMundo

Como buena venezolana siempre asocio los números al azar, es decir, si me dan un número  es una forma de sentir que estoy  por ganar algo. Imagino que es un juego y por ende si la suerte juega a mi favor tendré probabilidades de ser premiada. Creo que forma parte de nuestra cultura, y es que los venezolanos  tratamos de sortearnos todo, hasta las cosas que nos gustan menos: “a pues salió mi número señor”.

Últimamente he visto rodando por internet algunas fotos de venezolanos haciendo kilométricas  colas en las bodegas, abastos y supermercados  para adquirir los productos más básicos y les marcaban los brazos con números, para venderles Harina Pan, leche, aceite, azúcar, etc. No pude imaginar qué pasaría con aquellos a quienes no les llegase a tocar el tan esperado número y me pregunté: ¿Es justo  que dependa comerse una arepita o tomarse un café con leche en la mañana de la tan famosa y deseada suerte?  Pues no señor. A quien se le ocurre eso.

Y  si una señora que tiene que hacer  la comida a sus hijos y se caló 5 horas de cola, pero no le llego su número. Esos niños  ¿qué comerán, cómo irán a la escuela, cómo estudiarán y qué futuro les espera?  Fue cuando dejé de sentir ese sentimiento de que se está jugando algo cuando te dan un número, porque si hay algo que nos han enseñado a los venezolanos desde niños,  es que con la comida no se juega. Seguí pensando ¿estamos volviéndonos locos o qué? Que no te roben o maten es una lotería, encontrar medicamentos y productos tan básicos y necesarios para vivir es tremenda suerte y por ultimo si tienes un trabajo eres el más sortario de tus amigos.

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Y me siento mal y me siento culpable, creo que nos pasa a la mayoría de venezolanos que vivimos en el exterior y vemos lo que están pasando nuestras familias y amigos allá,  porque nosotros  si podemos adquirir todos los productos que queremos y, además, de poder comprar, también nos dejan  escoger  entre la  variedad de productos: “todo un lujo pues”.

Rezo todos los días a Dios para que en mi país -un país exportador de petróleo- bendito con tierra fértil y prospera, pero ociosa, bendito con gente que desea y quiere trabajar impulsando la producción nacional, los venezolanos de todas las posiciones políticas nos unamos  y presionemos a este gobierno ilegitimo e inútil  para que se reconozca  nuestro  derecho a la alimentación -un derecho humano universal- sin condiciones. No podemos permitir  bajo ninguna circunstancia  que alguien no pueda comer, porque no le salió su número,  lamentablemente a esto se juega hoy en Venezuela.

Mi proverbio para esta nota: “a Dios rogando y con el mazo dando”.

———————–

Liusteh Perez*Liuseth Pérez es TSU en Hotelería del Colegio Universitario de Caracas y estudiando un Máster en Dirección de Estrategias de Empresas Turísticas, especialidad en Marketing Online, de la Universidad de Barcelona.   Es Coordinadora de Organización de Primero Justicia en Barcelona (España) y columnista de VenMundo.

Ando Comparando es una columna quincenal y saldrá los días lunes. 

Comentarios

Haz tu comentario en Facebook

Powered by Facebook Comments

Etiquetas: