Conversando en Familia: La Crianza de los Hijos

crianzaPor Virginia Brown/ @vbrown1221 *

Especial para VenMundo

La crianza de un hijo comienza desde que está en el vientre de su madre. La mamá embarazada puede comenzar a fomentar la salud y la estabilidad emocional de su hijo haciendo cosas sencillas como alimentarse bien con nutrientes que contengan los elementos básicos como vitaminas, proteínas y otros esenciales en forma proporcional,  evitando alimentos o sustancias que puedan alterar el sistema circulatorio o nervioso del niño; dormir por lo menos 7 horas al día, evitar conflictos y emociones fuertes, escuchar música relajante, hacer actividades físicas, etc.

Hablar con tu hijo desde que está en el útero o escuchar música suave puede ayudar a crear un ambiente de paz interior que puede ser transmitida al bebé aún antes de nacer. Esta rutina sería aún mejor si el padre de la criatura toca el abdomen de la madre con suavidad y le habla al bebé con ternura.

Desde los primeros días de nacido, lo ideal es que los padres hagan un esquema para adaptarse a los cambios que trae la llegada de un bebé a la familia. Se le debe enseñar ciertas rutinas tales como dormir y comer a ciertas horas, de acuerdo con cada etapa durante su desarrollo evolutivo.

Los padres deben aprender a identificar por medio del llanto cada necesidad del bebé, ya que este puede reflejar dolor, incomodidad, hambre o simplemente si necesita que lo tomen en brazos para sentirse amado y protegido.

Los niños tienen diferentes formas de expresar sus necesidades afectivas, bien sea durante la edad preescolar, escolar y la adolescencia,  es la responsabilidad de los padres de crear un ambiente de comprensión, seguridad y confianza para ayudar a los hijos a convertirse en adultos responsables y emocionalmente estables.

Otro aspecto que influye en el desarrollo evolutivo de cualquier ser humano, es  el medio ambiente en el cual crece. Si un niño crece siendo criticado o maltratado, se convertirá en una persona con baja autoestima y en un adulto inseguro e incompetente. Cuando en el  hogar existe un ambiente de  violencia y falta de respeto entre los padres, los niños crecen con temores y complejos que difícilmente se superan a menos que reciban asistencia psicológica especializada. Peor aún, los hijos que viven en un ambiente de violencia e inestabilidad familiar, como adultos formarán familias con las mismas características y continuará el círculo de violencia que se transmitirá de generación en generación.

Es la responsabilidad de los padres de orientar a sus hijos, escucharlos cuando tengan algún conflicto, y sobre todo, saber  qué tipo de amistades tienen, qué hace en sus ratos libres, etc.

También los padres deben estar alertas de lo que lee, lo que ve en la televisión, los juegos de videos, ya que todos los medios audiovisuales y de comunicación pueden ser controlados y adaptados según la edad mental de cada niño.

En resumen, ser padre o madre es una gran responsabilidad que dura toda la vida y no debería ser tomada tan a la ligera,  como lamentablemente ha sido a través de los siglos.

Cualquier consulta con relación a este artículo puede hacerla a través del email: [email protected]

——————————–

Virginia Brown*Virginia Brown es médico cirujano de la Universidad del Zulia. Magister Scientiarum en Otorrinolaringología de la Universidad Central de Venezuela. Maestría en Artes en Mental Health Counseling (Salud Mental/psicoterapeuta) en Rollins College (Florida). Actualmente, trabaja dando terapia de familias en el Children´s Home Society, un centro comunitario auspiciado por el Condado de Orange de Florida y columnista de VenMundo desde Orlando (Estados Unidos). 

Conversando en Familia es una columna quincenal y saldrá los días domingos. Puedes sugerir temas a su autora a través del email [email protected]

Etiquetas: