Los expatriados

Your ads will be inserted here by

Easy Plugin for AdSense.

Please go to the plugin admin page to
Paste your ad code OR
Suppress this ad slot.

Por Rafael Rangel Aldao

Qué gusto da observar y conocer a muchos venezolanos residenciados en el exterior. En los cuarenta años de democracia sí hubo «siembra del petróleo», bajo la forma de igualdad de oportunidades de educación hasta el nivel más avanzado posible.

A diferencia de aquellos años, y ante la acelerada involución del país, (desde el golpe, el chiripero y lo que vino después), muchos, muchísimos talentosos venezolanos se fueron a enriquecer a otros países con sus conocimientos, su valentía, atrevimiento, capacidad y ética de trabajo (adquiridas aquí).

Ahora, en pleno siglo XXI, uno ve por los medios globales a gente nuestra liderando al mundo desarrollado, ya sea en la prensa escrita, la televisión internacional, las editoriales más prestigiosas, y los institutos de investigación científica de los países más avanzados.

Pero una cosa es observarlos, y otra es tener el privilegio de trabajar con ellos, en grandes empresas multinacionales, en la banca de inversión de Nueva York o Londres, o impulsando el desarrollo acelerado de países hermanos como Colombia y Panamá, por ejemplo.

Veinte años atrás nadie pensaba en emigrar, la llamada generación Fundayacucho (tan importante para Venezuela, como la Baby Boom para Estados Unidos), regresó completica al país. Ahora, ellos mismos enseñan desde Harvard, editan revistas estadounidenses de política internacional, dirigen orquestas, publican libros en Cambridge o Barcelona, manejan la economía global, promueven la industria petrolera, o dirigen posgrados de prestigio.

Desde fuera es igualmente satisfactorio ver cómo emerge ese nuevo liderazgo nacional como presagio de un cambio importante en nuestro querido país. Cuando eso ocurra, muchos expatriados distinguidos no regresarán, pero en este mundo entrelazado, serán esos compatriotas desde sus posiciones cimeras un activo invaluable para un desarrollo acelerado.

Nada mejor que un Nuevo Año, 2012, para desear ese futuro que todos merecemos.

rafael.rangelaldaoARROBAgmail.com

Fuente: Opinión eluniversal.com

Comentarios

Haz tu comentario en Facebook

Powered by Facebook Comments

Etiquetas:

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*