MANUEL CORAO: «A inscribirnos, es por Venezuela»

Cortesía @VotoDondeSea

Según la Constitución venezolana, el único requisito válido para votar es la cédula laminada de identidad venezolana, vigente o no. El gobierno y su apéndice, el poder electoral, decidieron que en los sufragios donde los venezolanos en el exterior asistan, los requisitos serán varios.

Tal decisión fue tomada luego que le informaran al mandatario barinés el número de compatriotas que se encontraban fuera de las fronteras venezolanas y que se identificaban con políticas adversas a su revolución. Entonces Hugo Chávez ordenó se creara la írrita Ley Orgánica de Procesos Electorales. Esta en contradicción con la carta magna reza: «sólo podrán sufragar en el exterior los electores que posean residencia o cualquier otro régimen que denote legalidad de permanencia fuera de Venezuela (…) podrán sufragar en el exterior, los funcionarios adscritos a las embajadas, consulados y oficinas comerciales».

Múltiples documentos se han presentado, denuncias formuladas y protestas llevadas a cabo para solicitar se corrija la norma que adversa el fundamento conductivo único que no facilita el acto comicial; sin correspondencia a derecho alguna.

Para este 10 de septiembre fue convocada una jornada extraordinaria de inscripción en el Registro Electoral Permanente, en las embajadas y consulados para incentivar la incorporación electiva en el volumen de recientes distinguidos con miras a las votaciones presidenciales del 2012. Comisiones, mesas, grupos de trabajo y hasta apoyo de dinero se han solicitado y desembolsos se han hecho realidad para tal jornada, la cual se ha de realizar conjuntamente con el servicio exterior.

Pero la realidad es otra, tal como se desprende de las declaraciones de la presidenta del organismo electoral, Thibisay Lucena, y reflejada en los medios de comunicación: “Expresa Lucena que les ha informado a los consulados y oficinas diplomáticas informar debidamente a las colonias venezolanas. Reiteró que los venezolanos en el extranjero deben presentar la carta que los certifica como residentes para poder ejercer su derecho al voto”. Toda esta iniciativa está concebida para evitar que los nuevos votantes se apunten en el REP o los ya presentes actualicen sus datos.

La empresa Datanálisis indica que los venezolanos, por encima del 50%, están en contra de los programas gubernamentales en materias como seguridad personal, viviendas, empleos, salud y educación, entre otras. La popularidad del gobernante se ubica en 48.6%.

Si tomamos en cuenta los datos suministrados por organizaciones independientes que indican habitan en el exterior 948 mil connacionales de los cuales 509 mil están en edad de votar; si observamos la estadística histórica que nos expresa más del 90% de los votos del exterior han sido contrarios a Chávez y sus candidatos, como al igual adoptamos la diferencia 1.08 porcentual existente a favor de la oposición; entonces, si las elecciones fueran hoy, la derrota del oficialismo sería posible.

Por ello comprendemos el afán en cometer ilícitos electorales. Los votos del exterior en las “chiquiticas” pesan mucho. Claro, si el CNE estuviese compuesto por directores totalmente independientes.

Sobre el tema Vicente Bello, coordinador electoral de Un Nuevo Tiempo, ha expresado: «Hay un interés de la oposición para captar esos votos y un interés de los funcionarios consulares de no facilitar esos procesos”.

La Mesa de la Unidad Democrática se ha impuesto como meta llegar al encuentro presidencial del año por venir. Los directivos de la MUD-Miami han sido sacados lamentablemente por el consulado de la organización de la cita extraordinaria de inscripción. Tales funciones se las encomendaron al joven grupo “Votodondequiero”. La MUD regional solo estará recibiendo las quejas de quienes pretendan rubricarse en el Registro Electoral y no les sea permitido. Los funcionarios comentarían que la connotada presencia de asilados políticos en su directiva imposibilita la comunicación.

Debemos vernos como discrepantes y no como enemigos. Se requiere rectificar y constituir un frente amplio de oposición capaz de interrelacionarse donde estén todos y no unos pocos ya que en la patria cabemos todos. Solo a través de la tolerancia y el pluralismo ideológico lograremos el renacer de la democracia.

Director de Venenoticias.

Nuevo Herald, 13 de septiembre de 2011

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.