Con Los pies en…. Y la cabeza en Venezuela

Por Meury Rivero / @psique_vida

En estos días de tantas tensiones sociales en Venezuela, quienes han emigrado también viven bajo mucho estrés, pues deben seguir sus vidas, porque estar fuera “no es una papita pelada”, como se dice en criollo; pero también están muy atentos a lo que sucede en su patria, pues acá continúan muchos de sus afectos, y en definitiva en letra tricolor está escrita parte de sus vidas, entonces la afectación por lo que acá sucede es innegable. Pero qué puedes hacer para que no te desborde la ansiedad:

Respeta tus tiempos de dedicación a los aspectos laborales o académicos que realizas en el país donde te encuentres, no puedes poner la vida en pausa y esa es tu realidad actual.

Canaliza tu malestar realizando alguna labor de apoyo o protesta por Venezuela, los pequeños aporte hacen grandes diferencias (claro está, si es de tu interés).

Reúnete con otros Venezolanos y plantéate formas de acción, esto disminuirá la sensación de que no estás luchando.

Cuídate del sentimiento de culpa por haberte marchado, tus razones para irte son tan válidas como las de los que se quedan. Tu elección tampoco es la más fácil.

Reconoce tus emociones, habla sobre ellas con alguien de tu confianza.

Dedica un tiempo a alguna actividad que te reconecte con la energía y el optimismo (meditación, trotar, nadar, etc).

Si estás experimentando reacciones emocionales intensas, que antes no tenías. Si estás teniendo problemas para conciliar o mantener el sueño. Si estás abandonando o postergando tus compromisos en el país donde estás. Si te cuesta enormemente desconectarte por momentos de la situación que atraviesa Venezuela, es momento de acudir a un especialista en el área de salud mental (psicólogo o psiquiatra). En especial si notas que estás más irritable y lloras con frecuencia.

Mantén contacto con tus afectos, así tendrás calma. Primero chequea que estén bien y luego revisa en las redes sociales, pues la información expuesta en estos medios puede impresionarte (como es normal) y angustiarte en demasía, imaginando que algo de eso pudo pasarle a los tuyos.

Ten presente que puedes tener momentos de mucha frustración al ver todo lo que ocurre y sentirte impotente.

Las situaciones de conflictividad sociopolítica, suelen impactar en nuestro mundo emocional como otras situaciones de crisis o emergencias. Entonces es natural que te sientas estresado, ahora lo que debes cuidar es que ese estrés no te rebase de tal manera que te invalide en que hacer diario del lugar en donde te encuentres. Si bien es cierto el #lejosperonoausentes con relación a Venezuela, no es menos cierto que no puedes ausentarte de la realidad en la que te encuentras y dejar de vivirla.

Por: Lic. Meury Rivero.
Psicóloga – UCV.
Instagram y twitter: @psique_vida
E-mail: contacto.psiqueyvida@gmail.com

Comentarios

Haz tu comentario en Facebook

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*