Preservando Pensamiento. El fantasma del líder

Por Lya Ortiz *

Como fantasma se pasea por cada edificio, pared y cadena la voz de un fantasma, la voz de promesas incumplidas que comienza a levantar la venda de algunos pocos seguidores. Hace unas letras atrás recordé la condena de los venezolanos, la maldad de la consecuencia histórica acumulada en una serie de infortunios que nos han llevado hasta aquí la poca memoria del colectivo. Y en eso se convirtió ese fantasma, fantasma del líder, el gran mesías que llegó hace unos pasados 17 años con el mensaje de la tierra prometida para aquellos quienes su voz no era escuchada.

Pero no todos creen en los fantasmas, y es por eso que algunos juegan con la imagen del mesías que ya no está en función de mantenerse en constante embolsillamiento de promesas convertidas en dinero robado que le correspondía a muchos hogares y proyectos jamás alcanzados. Jugar con los muertos es malo, decía mi abuela, pero 3 años en eso llevaron a la peor de las crisis, a la barbarie de un sociedad engañada por mucho tiempo que ahora de verdad busca pedir que le devuelvan lo que les quitaron. Mientras en esquinas y en marchas constantes buscan seguir bajo el sueño de la ideología, a sus seguidores las brisas de la miseria les levanta de a poco la venda para que puedan observar la realidad bajo el país de las maravillas que se les pinto.Arrebataron valores y costumbres, algunos pocos se mantienen en resistencia, pero a veces es más cuestión de fe, es responsabilidad con el país el poder desaparecer el fantasma del líder inexistente, un exorcismo a los corazones y despecho a los corazones rotos por el engaño. Lamentablemente la tierra prometida nunca llegó a las manos de todos, se desvió a unos pocos bolsillos y creó a un hombre nuevo que pasea por la calles de Caracas en busca de lo fácil, mientras otros sobreviven.

Así de metafórico se vive, somos un constante recorrido del ¿qué pasará? y el ¿a dónde nos va a llevar todo esto?.

Se buscan exorcistas para males y demonios que inundan la casa que nos dejaron en ruinas para poder recuperarlas, hay pocos interesados y muchos con soluciones que no tienen ni pie ni cabeza, se necesita el mejor cazafantasma y hombres de negro que logren borrar de la memoria de cada venezolano este terrible episodio oscuro de la historia de nuestro país.

Mientras tanto en algún rincón del Cementerio General del Sur, se profanan tumbas de algunos ex presidentes ¿Será en busca de ayuda del más allá? Estamos a la espera de respuesta de alguien que sea capaz de resolver este misterio.


*Lya Ortiz, politóloga mención Relaciones Internacionales, venezolana egresada de la Universidad Central de Venezuela, que a partir de hoy se suma a los columnistas de nuestra página web, síguela en el Twitter: @LyaIssa. Preservando pensamiento será publicada en nuestra página web todos los jueves. Te invitamos a leer lo que traerá Lya Ortiz en sus próximos artículos.

Comentarios

Haz tu comentario en Facebook

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*