Conversamos con Abraham Pulido sobre Hasta que la Muerte nos Separe

Por Luisana La Cruz / @luisacarola

Más de 650 comerciales dirigidos para cine y televisión y más de 80 videos musicales para diferentes interpretes latinos, conversamos con Abraham Pulido, director de Hasta que la Muerte nos Separe, película que forma parte del repertorio del segundo festival de cine venezolano, Cinema Venezuela.

Egresado con honores de la escuela de sociología de la Universidad Católica Andrés Bello, Pulido fue fundador del grupo musical Un Solo Pueblo, obtiene una beca para estudiar doctorado en Relaciones Internacionales en la Universidad de Georgetown en Estados Unidos. Gracias a los consejos de un profesor del centro de estudios decidió cambiar de profesión, pues desarrolló una pasión por contar historias en la gran pantalla y buscar grandes cambios en las personas con estos mensajes: se enamoró del cine. Durante su vida estudiantil también luchó por las reformas universitarias, incluso realizó una huelga de hambre para luchar por la libertad de expresión y de cátedra, logrando grandes cambios para la Universidad.

Obtiene el máster en dirección de Cine en la American University. Gracias a la universidad y compañeros de estudios logró su primera película, Lily. Luego, ingresó a RCTV en donde produce A puerta Cerrada y lo de hoy, dirigió varios comerciales para Plumrose internacional y Sony, así como videos musicales para Franco de Vita, Chayanne, Gilberto Santa Rosa, Luis Enrique, Lucero, Fey, La Mafia, La Ley, entre otros. En el 2012 dirigió la teleserie Los secretos de Lucia para VV Studios y actualmente es el director de la serie De Mente Criminal para Univisión.

Ganó innumerables reconocimientos por su trayectoria nacional e internacional, desde el Premio Monseñor Pellín, Emmy Award, Grammy Award, Billboard, Golden Eagle Award, entre otros.

A continuación compartimos todos los detalles de Hasta que la muerte nos separe, una historia que muestra cómo los celos pueden llevar al ser humano a perder el más mínimo sentido común y a jugar con la vida y la muerte. Esta película forma parte de la exhibición de Cinema Venezuela en la ciudad de Miami del 23 al 29 de septiembre.

¿Cómo surge la idea de Hasta que la muerte nos separe?

Quería hacer una película que tocara el tema de los celos de una manera universal. Surgió la idea de inspirarnos en Othello de Shakespeare y ligarla con la creación de un Rocky Latino donde su mayor enemigo es el mismo.

¿Cuál ha sido el momento más complicado del rodaje?

Muy difícil hacer una película de boxeo. El actor protagonista no se puede pegar ni tocarse ni hacerse daño. Tenemos en la película más de 20 minutos de peleas. Había que coreografiar cada golpe cada movimiento y tenían que ser hiperrrealisticos. Con humildad cuando comparamos estos segmentos de la película con otras películas de boxeo nos sentimos muy orgullosos de que puede equiparárselas a cualquier película de alta factura y de cientos de millones de dólares. Las coreografías fueron realizadas con campeones reales y boxeadores reales y los efectos especiales que nos permitió colocar las peleas en el Madison Square Garden o en las Vegas fueron realizados por Rodrigo Giménez, otro excepcional profesional en Los Ángeles.

¿Por qué Caracas como escenografía principal del film?

Porque allí sucede la historia. Hicimos todo lo posible por no esconder donde sucedía la historia. Mostramos su arquitectura y sus visuales iconográficas.

hastaquelamuertenossepare¿Ya tenía en mente quiénes iban a ser los actores que dieran vida a sus personajes o fue por casting?

No lo tenía en la mente. De hecho, habíamos comprometido a William Levy o Amaya cuando no eran famosos, pero cuando haces una película con presupuesto limitado es casi imposible acceder a actores que ya son estrellas. Hice un castin extenso y profundo. Vi mucha gente, por cierto, no solo en Venezuela. Y los que escogí son los mejores para esos papeles, para ese momento. Estoy super… superlativamente orgulloso y seguro del casting de la película era el correcto. Hubo meses de trabajo en varias direcciones. Una los que serían boxeadores deberían entrenarse de verdad con campeones reales. De hecho, todos los contrincantes son verdaderos boxeadores de ranking nacional y mundial. Así también los entrenadores de nuestros actores sobre todo zapata666. Mucha gente cree que es un boxeador de verdad. También en el caso de Alexandra. Su casting no pudo ser peor, pero ella era la actriz que necesitaba. A su pregunta de qué pensaba de su casting le conteste de inmediato que pésimo, pero que yo quería ofrecerle el papel. Con algunas condiciones como clases de actuación, de canto, de boxeo, rebajar 7 kilos, al menos, y realizar talleres con Willian Goite y muchos ensayos con el resto del elenco. Lo hizo, superó mis expectativas y luego fue protagonista de una telenovela, otras películas y acaba de firmar un contrato millonario para varias películas en Italia. Lo mismo puedo decir de María Antonieta Duque, una súper actriz, Karina Velázquez una actriz de cualidades naturales inigualables, William Goite, un maestro, Carlos Moreno, actor venezolano con carrera en Inglaterra, y el propio Zapata666 que para Sebastián Ligarde es un verdadero actor del método.

Hasta que la muerte nos separe es un retrato de cómo los celos enfermizos pueden afectar la relación entre las personas, especialmente la relación entre hermanos, incluso se muestra un fino hilo entre la vida y la muerte. ¿Cuál era su intención con esta trama?

Los peores enemigos de nosotros mismos, somos nosotros mismos. Otto, el personaje protagonista es un joven que lucha por ser campeón con mucho éxito, pero es incapaz de dejar la violencia en el ring. No puede manejar la ira y los celos. Al mismo tiempo, quisimos tangencialmente plantear un mensaje positivo para la Venezuela y el mundo de hoy. La discriminación es de animales, instintos bajos negativos y las diferencias son para las visiones más atrasadas de la vida.

¿Cuál ha sido su mayor reto en este proyecto?

Bueno, hacer una película es uno de los retos más complejos del mundo, incluso cuando hay recursos. Sobre todo, cuando se escoge un tema de guerras o en este caso de boxeo. Tenemos 20 minutos de peleas que suceden supuestamente en el Madison Square Garden, Las Vegas y el Poliedro de Caracas con miles de personas presentes. Dos boxeadores pegándose y dañándose físicamente. Es obvio que no se pueden pegar, sin embargo, para la audiencia tienen que pegarse realísticamente. Creo que Rodrigo Giménez de Watto Post logró el realismo de los estadios y las coreografías de las peleas. Pero fundamentalmente, el reto más grande para un director es el de transmitir credibilidad. Si no se logra meter a la audiencia en el universo de los personajes a reír y llorar con ellos no se ha logrado nada.

La película rompió récord en taquilla, incluso nominada a premios internacionales como Premios Platino. ¿A qué se debe ese éxito?

Bueno, a que está bien hecha. A que la pasión por lo que todo el equipo ama se notó en cada fotograma. ¡Es una película vibrante! También tengo que apuntar que cuando se cuenta con una Dirección de Arte de Mercedes Guzmán, el Soundtrack de Jaime Cardona, la Fotografía de Rubén Belfort, la escritura de Ricardo Lorenzo, Bocacci y León y la edición de Camilo Cortez es difícil hacerlo mal como director.

Acción, amor, drama y humor ¿Ha sido fácil equilibrar todos estos elementos en la película?

Muy difícil pues, aunque respeto el mundo melodramático de las telenovelas, hice todo lo posible para que la parte relacionada con el drama familiar y amoroso no se me fuera de las manos. Creo que eso fue difícil y no sé si lo logré del todo. Nosotros somos exageraditos en el amor y nos es difícil no expresarlo cuando contamos historias. Pero, estoy contento porque traté…y seguiré tratando de contar historias que conmuevan de la manera más profunda. Imagínate que gente me ha mandado Twits desde dentro del teatro opinando sobre la escena que están viendo. Hay una chica en Barquisimeto que la ha visto 9 veces y dice haber llorado todas las veces. Mira, solo por ella y por esos momentos vale la pena hacer cine.

¿Qué cree que le falta al cine venezolano para estar a la altura de cines como el argentino, u/o otros países latinoamericanos?

Si estamos a la altura. Necesitamos conquistar a la audiencia propia y lograr una industria robusta que no solo se sostenga con los aportes del Estado, sino con el mundo privado y la solidez de la audiencia que la acompañe.

Si bien se han realizado películas con temáticas diferentes al crimen en Venezuela durante los últimos años, ¿de qué manera una película como esta se abre paso en la cartelera nacional?

No es de crímenes ni de malandros, es de una especia de Rocky Latino. La película sigue sus angustias y errores. Y al mismo tiempo ríe y llora con sus daciones y experiencias. Al final quise dejar un sabor positivo. Demasiadas películas que terminan desesperanzadoramente.

¿Podrías hablarnos de tus referentes cinematográficos?

Ciudadano Kane, Gravity de Quaron, o Birdman de Inaturri, de Ridley Scott, Steven Spielberg, Christian Nolan, Tim Burton. Yo admiro el cine americano en todas sus expresiones. Disfruto el cine de autor, pero admiro el cine que estremece y cambia a la gente al encenderse las luces. Adoro poder ser parte de la experiencia, no solo contemplativa de la audiencia sino de su vida propiamente. Espero hacerlos llorar, reír o conmoverse. El cine de hoy es muy diferente al de otro momento de la historia.

¿Cómo ha influido su trabajo en televisión a la hora de hacer cine?

Excelente. La televisión hoy es el nicho para la creación y las búsquedas experimentales narrativas que quieran llegar al gran público. El cine ha sufrido la mayor transformación de sus historias hoy. No creo que va desaparecer, pero la accesibilidad de las plataformas digitales y el cine en tu Smartphone hacen cambiar el juego tanto del cine como de la tv. Sin embargo, no hay nada como una pantalla gigante, pero al mismo tiempo si este gran giro digital hace que más personas cuenten sus historias en formatos audiovisuales nuevos e individuales bienvenidos los cambios radicales.

Hasta que la muerte nos separe forma parte de la segunda edición de Cinema Venezuela en la ciudad de Miami, ¿cuál es su opinión de un festival de esta envergadura, organizado, además, por productores venezolanos?

Solo tengo que decir que estoy gratamente sorprendido y voy a poner mi granito de arena para que cada año sea más grande y trascendente.

Cinema Venezuela es una muestra itinerante que reúne las películas más exitosas de la historia reciente del cine venezolano, para ediciones futuras ¿qué elementos cree usted que deberían integrar sus productores al festival?

La cinematografía venezolana tiene clásicos recientes y de años atrás que sería maravillosos compartir.

¿Algún proyecto a la vista del que puedas hablar?

Hace una semana terminé una serie de 14 episodios en inglés y español. Es un DRAMEDY (drama y Comedi) de la cual estoy muy satisfecho y orgulloso. Está en una plataforma OTT Glosi.com y seguirá pronto a NETFLIX. El equipo, los actores y yo no paramos de reír en cada escena. Se llama Mary For Mayor.  Y fue estrenada hace una semana. Es uno de los mejores trabajos que he hecho en mi carrera y fue en TV. Mercedes Guzmán en la dirección de Arte, Rubén Belfort en la fotografía y en la música Daniel Espinosa y la brillante producción ejecutiva de Vladimir Pérez. Estoy preparando dos nuevas películas y una nueva serie para la televisión hispana y Latinoamérica.

¿Qué podría aportar una organización como VenMundo para apoyar el cine venezolano fuera del país?

Hacer que se conozca nuestra vibrante y variada cinematografía en el mundo. Hay que hacer en cada ciudad de los EEUU, de Latinoamérica y el mundo conozca lo que se ha hecho en esta última década. Una organización como VENMUNDO tiene la labor de comunicar. Pues sin comunicación hoy no hay nada. Está en organizaciones como ustedes, al día, de alta calidad y comprometidos con la excelencia.

Comentarios

Haz tu comentario en Facebook

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*